Perrito gravemente enfermo está condenado a la muerte, pero apenas oye amable voz mueve la colita

Hay animales que no tienen suerte en la vida, y terminan con dueños que los maltratan, que no los tratan como merecen.

Por suerte en el mundo hay personas tanto malas como buenas, dispuestas a dar mucho amor y cuidados a nuestros amigos peludos.

Holden es un pobre perrito que terminó en un refugio para animales de Georgia después de que la policía hallanara el hogar donde vivía por un asunto relacionado con el tráfico de drogas.

Según informó el personal del refugio Releash Atlanta, en Estados Unidos, agentes llevaron a Holden al refugio y éste se veía desconsolado. Aun así no escatimaba en movimientos de cola cada vez que alguien le hacía un cariño o una caricia.

Posted by Releash Atlanta on Wednesday, 5 June 2019

Holden comía vorazmente y poco a poco, gracias a los cuidados que le daban en el refugio, Holden parecía que se iba recuperando. Necesitaba ganar peso, ya que pesaba bastante menos de lo que debía ser su peso normal.