Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Un hombre enfermo se cura, de repente, tras de la visita de su querido caballo

El amor hacia los animales puede ser muy fuerte, un ejemplo de ello es un hombre brasileño llamado Francisco Mena y su querido caballo.

Ser hospitalizado por un largo tiempo no sólo es deprimente, para Francisco también fue extra duro porque no podía ver a su querido caballo Esquilador.

Pero la familia le había preparado una sorpresa para su cumpleaños.

Francisco Mena llevaba hospitalizado en Porto Alegre, Brasil, cuatro meses. Le habían tratado por un problema en los intestinos y la recuperación tomó más tiempo de lo que los médicos habían previsto. Francisco perdió el apetito y bajó de peso, al final se puso tan débil que tenía que desplazarse en una silla de ruedas.

Ninguna medicina parecía funcionar y se deprimió, pero todo cambió cuando se enteró que el hospital y la familia habían arreglado para que viera a su querido amigo Esquilador.

Anteriormente, el hospital había arreglado para que los perros de los pacientes pudieran ir a visitarlos y así alegrar la estadía monótona de los hospitalizados, pero Esquilador era bastante más grande que un perro, sin embargo, el hospital sentía que todo era posible – por lo menos fuera de las puertas del hospital.

La semana pasada Francisco celebró su sexagésimo quinto cumpleaños y su amado caballo fue llevado al hospital en un remolque para caballo, fue un reencuentro lleno de alegría.

Y el reencuentro resultó significar más para Francisco de lo que los médicos habían creído.

Después de la visita, el estado de salud de Franciscos cambió para mejor, su médico, Daniel Souto Silveira, describe el cambio como de la noche al día en su salud después recibir la visita, según él, el caballo había salvado la vida del paciente.

Fue rápido, sólo unos días después de la visita del caballo, Francisco se sentía mejor y ahora los médicos esperan poder darle de alta esta semana.

¡Qué historia maravillosa! El reencuentro con su amado caballo le devolvió las ganas de vivir a Francisco, fue justo lo que necesitaba para recuperarse.

Los animales significan tanto para tantas personas, ¡comparte esta historia si estás de acuerdo!

Si quieres ver más artículos como este ponle "me gusta" al botón de abajo.