Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Bebé muere el nacer – 10 meses después, un milagro hace llorar al médico

Andrew y Amanda estaban muy contentos pensando en que se acercaba el día del nacimiento de su primer hijo, pero su gozo se transformó en desesperación cuando su hijo, Klayton, murió momentos después del nacimiento.

Su médico, Bryan Hodges, lloró con los padres del pequeño después del trágico incidente.

Sin embargo, 10 meses después, algo mágico pasó que devolvió la alegría a sus vidas.

El 6 de abril de 2013, nació el primer hijo de Andrew y Amanda. El parto parecía ir bien al principio, pero cuando el niño finalmente salió, Amanda notó que algo iba mal: el niño no lloraba.

Toda la habitación contuvo la respiración mientras el médico Bryan Hodges y sus colegas trataban de revivir al bebé. Desafortunadamente sus esfuerzos fracasaron.

Youtube

Andrew y Amanda quedaron devastados después de perder a su bebé, incluso su médico lloró con ellos. En ese momento, era más como un miembro de la familia o un amigo que un doctor. Cuando la pareja volvió a casa, la visión de los juguetes de su hijo y ropa sin usar fue demasiado que soportar.

Pero en lugar de rendirse decidieron intentar tener otro hijo.

Youtube

Sólo unas semanas, Amanda volvió a quedar embarazada. Aunque después de lo que pasó la última vez, la pareja estuvo aterrorizada durante todo el embarazo.

Aun así, llenos de esperanza, dedidieron acudir al mismo doctor de nuevo, e incluso invitaron a un fotógrafo para que capturara del parto en cámara.

Afortunadamente todo fue bien la segunda vez.

Amanda dio a luz a Karson, un bebé perfectamente sano. Y el médico Bryan Hodges no pudo contener las lágrimas una vez más, pero esta vez de alegría.

Youtube

La imagen del Dr. Hodges abrazando a Andrew ha conmovido a miles en Facebook.

“Miré al Dr. Hodges y pude ver lo aliviado que estaba también y no pude evitarlo, tenía que darle un abrazo”, Andrew dijo a USA Today.

Youtube

La historia de Andrew y Amanda está llena de tristeza, pero también de esperanza. Muchos otros padres han sufrido pérdidas similares y espero que puedan encontrar consuelo en esta historia. ¡Deseo a Karson y a sus padres lo mejor en esta vida!

Algunas veces olvidamos que los médicos también tienen sentimientos profundos que a veces tienen que dejar de lado para hacer su trabajo. Por favor, comparte esta conmovedora historia con todos tus amigos para recordarles esto.