Bombero salva la vida de su hija, tras 2 años ella entiende que él necesita riñón urgente y le da el suyo – esto es karma

La vida da muchas vueltas y nunca sabes cómo las consecuencias de tus acciones van a volver a manifestarse en tu vida. El efecto boomerang lo llaman, todo lo que va vuelve, lo que das recibes.

La historia de hoy es un buen ejemplo de lo que estoy hablando. Un hombre que hace una buena acción sin esperar nada a cambio… Hasta que un día la persona a la que ayudó resulta clave para salvar su propia vida.

En agosto de 2016, una mujer llamó desesperada a los servicios de emergencias porque su pequeña Hadley, entonces de sólo 1 año, tuvo un terrible ataque epiléptico en casa.  Un hombre fue uno de los primeros en acudir, el voluntario de los bomberos Bill Cox.

“Llegué allí y ayudé a la gente hasta que llegara la ambulancia y pudiera cuidar de ella”, recuerda Cox a CNN, sobre aquellos años en los que era voluntario en el departamento de bomberos Bearville.

Foto: Youtube

Por suerte, la niña se recuperó y la madre Becca Bundy nunca olvidó el rostro del bombero que salvó la vida de su hija.

Un mes de octubre, ella y Cox volvieron a cruzarse. Esta vez fue en un bar de la ciudad, donde se dio cuenta del desgarrador mensaje que Cox lucía en su camiseta. Unas letras en ella decían: “Estoy en el estadio final de fallo renal y necesito un riñón”, escribe Metro. 

 Foto: Youtube

La vida de Cox pendía de un hilo y necesitaba desesperadamente un donante compatible para vivir.

 Foto: Youtube

“No podía sacármelo de la cabeza”, cuenta Bundy, “soy la persona y lo se”.

Ninguna de las personas que se ofrecieron a hacerse las pruebas para ver si eran compatibles con Cox dieron positivo. Hasta que Bundy decidió hacerse también el test.

Foto: Youtube

Resultó ser que ella era la donante perfecta, reporta CNN. 

Foto: Youtube
Tras someterse a un exitoso procedimiento de trasplante, Cox ahora ya es capaz de vivir sin tener que hacerse diálisis. El riñón que le dio Bundy funciona perfectamente y puede dedicar su tiempo a disfrutar en compañía de su mujer en su casa junto al lago.

Ahora las dos familias están estrechamente unidas. Cox se ha convertido en una especie de abuelo para las hijas de Bundy, él y su esposa acuden a los entrenamientos donde trabaja Bundy. Entre ambos sin duda existe una gratitud que durará toda la vida.

Por favor, no dejes de compartir esta maravillosa historia de generosidad humana con los demás. ¿Hay que dar a conocer también las buenas noticias no crees?