Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Estas adolescentes quieren parar las violaciones – ahora su brillante invento puede salvar vidas

La música en la fiesta está muy alta. Para hablar con sus amigas, las chicas tiene que girar sus cabezas y apartar la vista de sus vasos por unos segundos. En ese momento pasa una persona que pone algo en su vaso. El hombre actúa rápido, porque estaba atento esperando la ocasión. Poco después la chica comienza a sentirse mal, y se tambalea hasta los aseos. Entonces es cuando aprovecha para violarla. 

Muchas violaciones comienzan drogando a la víctima. Por eso tres estudiantes de secundaria, Carolina, Susana y Victoria quisieron hacer algo para detenerlo. Y pusieron sus mentes a trabajar juntas en un invento que ayude a descubrir a los potenciales atacantes antes de que actúen. 

Susana Cappello, Carolina Baigorri y Victoria Roca son tres adolescentes que ya pueden llamarse a sí mismas inventoras de algo que puede salvar vidas. 

“Smart Straw” es el nombre del invento, y es una pajita que revela si hay drogas en el vaso. De esta forma avisa a las posibles víctimas para así poder abstenerse de beber. 
– Esto es gran problema. Nuestro objetivo es ayudar a reducir estos ataques, cuenta Susana Cappello al periódico Miami Herald

Foto: Shutterstock

La ketamina, también conocida como “Special K” o como “Kit Kat”, es una droga que se echa en las bebidas de las potenciales víctimas para dejarlas aturdidas y que de esta forma sea más fácil atacarlas. 

Para Susana, Victoria y Carolina el objetivo es descubrir si la bebida contiene droga, ya que no es posible tener la vista todo el tiempo en la bebida cuando estás en una fiesta.

El resultado fue una pajita que cambia de color, y se pone azul, si se mete en una bebida que contiene ketamina. 

– Estábamos muy emocionadas con la idea, por eso seguimos trabajando hasta que lo conseguimos, cuenta Susana. 

El duro trabajo valió la pena. Las chicas han ganado el primer premio del concurso de negocios de Miami Herald. Su siguiente objetivo es conseguir la patente para poder comenzar a producir a gran escala y así comenzar a salvar vidas. 

Los adolescentes son el futuro, y personas como Susana, Carolina y Victoria pueden hacer del mundo un lugar más seguro y mejor en el que vivir. 

Comparte para aplaudir el trabajo duro de estas chicas para combatir las violaciones.