Estudiante universitario se quedó llorando cuando su familia no se presentó a su ceremonia de graduación

Se supone que la graduación es un momento de celebración con la familia, amigos y compañeros. Las únicas lágrimas que pueden aparecer durante la graduación deben ser las lágrimas de alegría ya que después de tantos años de duro estudio y trabajo consigues por fin tu diploma universitario.

Desgraciadamente, ese no fue el caso de Jeric Rivas. Él describió su graduación universitaria como un día de “tristeza y alegría mezclada” porque, a pesar de que recibiría su diploma junto con sus compañeros de clase, una vez más, se perdería la celebración de su graduación con su familia.

Jeric Rivas, un recién graduado del Colegio La Concepción en San José del Monte, Filipinas, relató el día de su graduación universitaria en Facebook.

“Hoy en el día de mi graduación sentí mucha tristeza y alegría al mismo tiempo” se lee en la entrada de su post .”Triste porque me acordé de nuevo de lo que sucedió cuando estaba en la escuela primaria y secundaria”.

Jeric recordó la escuela primaria cuando ganó un premio. Se suponía que un miembro de la familia le entregaría la medalla, pero nadie se presentó. Entonces, él no subió al escenario para aceptar su premio.

Gepostet von Jeric R. Rivas am Sonntag, 14. April 2019

No mucho después se encontró con el mismo problema, pero esta vez pidió prestados a los padres de su amigo para actuar como suplentes. Fue muy triste, pero quería ser reconocido por su arduo trabajo.

A pesar de la falta de apoyo de su familia, Jeric se mantuvo positivo y continuó estudiando. Para acudir a la universidad, tuvo que mudarse de su hogar y trabajar en varios trabajos ocasionales. A pesar de que le tocó trabajar duro y con menos apoyo de los suyos, eso no le impidió obtener un título en criminología en la Universidad de La Concepción.

Gepostet von Jeric R. Rivas am Sonntag, 14. April 2019

Finalmente llegó el día de la graduación. Era un día en el que se suponía que debía estar nervioso y alegre, pero de nuevo la tristeza le invadió y comenzó a llorar cuando una vez más su familia le decepcionó al no aparecer en su graduación.

“Sentí como las lágrimas resbalaban por mis mejillas. Simplemente me senté a un lado” escribió. “Tenía envidia de mis compañeros”.

Mientras mis compañeros iban subiendo al estrado para recoger sus diplomas, Jeric sintió como estaría una vez más solo. Pero cuando llegó su turno vio como uno de los profesores vino en su ayuda. Los dos se intercambiaron abrazos y Jeric recibió su diploma con alguien que le apoyaba.

Gepostet von Jeric R. Rivas am Sonntag, 14. April 2019

En su publicación de Facebook, Jeric agradeció a todos los que lo ayudaron a lo largo de sus años escolares, incluida su familia.

Gepostet von Jeric R. Rivas am Sonntag, 14. April 2019

Tener este tipo de apoyo es fundamental, independientemente de lo que estás haciendo. A pesar de que la familia de Jeric no parecía muy interesada en ofrecerle su apoyo durante su carrera académica, tuvo suerte de encontrar a alguien del propio colegio que le sirvió de soporte. 

Comparte este artículo en Facebook para mostrar a Jeric que aunque su familia no lo apoyó demasiado, ¡tú si que te sientes unido a él y lo animas y apoyas en lo que tenga previsto hacer en el futuro!