La pareja espera gemelas idénticas – se quedan helados cuando el médico les dice ”lo siento”

Todos los padres que esperan el nacimiento de un hijo conocen la emoción que hay en el ambiente en el momento de la llegada del nuevo miembro de la familia. 

Para Matt y Jodi Parry la emoción era doble, Jodi estaba embarazada de gemelas. 

Era la segunda vez que se enfrentaban a un parto pero estaban igual de nerviosos y felices. Tenían ya un hijo y ahora le daban la bienvenida a dos nuevos ángeles a la familia. 

Pero su felicidad se iba a transformar rápidamente en preocupación en el hospital. 

El médico llevó a la pareja a una fría y pequeña habitación y pronunción las dos palabras que hizo que su mundo se derrumbara: "Lo siento". 

© Youtube

Matt y Jodi Parry se quedaron de piedra cuando el médico les dijo que sus gemelas recién nacidas, Abigail y Isobel, habían sido diagnosticadas con síndrome de Down. 

La forma en la que el médico les dio la noticia no fue nada profesional. Jodi cuenta que cuando les dieron el diagnóstico sonó como un “una condena de por vida”. 

– Ese día no me sentí como una madre. Solo me sentí confundida e ida, cuenta Jodi. 

A Matt y Jodi les dijeron que la posibilidad de tener gemelos idénticos, univitelinos, ambos con con síndrome de Down es una en un millón. 

© Youtube

Lamentablemente nadie ofreció a su ayuda a estos padres, ni les dieron suficiente información sobre el síndrome de Down. 

Nadie les explicó si su familia podría vivir una vida feliz como la de los demás. 

Por eso tanto Jodi como Matt estaban muy asustados al principio. No sabían si sus pequeñas iban a poder caminar, hablar o completar la escuela. 

La familia siguió su propio camino y asumir la situación. 

– Todavía hoy no entiedo por qué el médico dijo que lo sentía, me gustaría verlo ahora y preguntarle por qué, cuenta Jodi, y continúa: 

– No hubiésemos cambiado a Abigail e Isobel por nada del mundo. Hacen reír y sonreír a todo el mundo. 

abbe
© Youtube

Hoy, cinco años después, han demostrado cuán equivocado estaba el médico y todas las personas de su entorno. 

Una persona, con síndrome o sin él, se merece una oportunidad en la vida, algo de lo que Abigail y Isobel son una buena prueba viviente. 

Mira a esta familia ¿quién diría que no es feliz?

master
© Youtube

Durante demasiados años, y por todo el mundo, se han intentado ocultar y hacer invisibles a estas personas en la sociedad, solo por tener un determinado diagnóstico. 

Pero las personas con síndrome de Down se merecen exactamente lo mismo que cualquier otra persona precisamente por eso, porque son personas, maravillosas personas. ¡COMPARTE si estás de acuerdo!

Si quieres ver más artículos dale 'me gusta' al botón de abajo.

 
 

Leer más sobre