Madre sorda pide comida para sus hijos desde el auto – termina en lágrimas cuando empleado llama a la policía

La vida puede ser difícil a veces y más cuando tienes una discapacidad con la que los demás no tienen lidiar.

Rachel Hollis es sorda pero se las arregla bastante bien con varios métodos para sobrellevar el problema potencial de la comunicación.

Cuando conduce hasta la zona “de comida para llevarse” del Burger King en Oklahoma, Estados Unidos, asume que será una tarea relativamente fácil.

Devuelta a casa, tras buscar a sus dos hijos de la clase de hockey, había escrito su pedido en su teléfono, siendo así más fácil hacerse entender con el personal.

Poco sabía que esa tarde en particular, la dejarían llorando…

YouTube / KFOR

Cuando Rachel Hollis llegó a la zona “comida para llevar” de Burguer King en Oklahoma, no estaba preparada del giro que iban a dar las cosas.

Había escrito el pedido para sus hijos en el celular. Pero vio la cara de frustración del personal cuando ella les mostró la pantalla.

YouTube / KFOR

En ese momento, Rachel comenzó a sentir la posible confrontación y decidió presionar el botón de grabación de su celular, justo a tiempo para tomar la nota que le estaba entregando el empleado.

La nota decía: “No se pueden hacer pedidos completos en la ventana. Estamos demasiados ocupados”.

Momentos después, como la confundida Rachel se quedó inmovilizada en el sitio, el empleado la ordenó que entrara dentro del establecimiento y cerró la ventana de un golpe. Después llamó a la policía.

La dejó llorando

No hace falta decir que Rachel se sintió humillada y discriminada. Ella le dijo a KFOR que había tratado de mantenerse calmada por sus hijos, pero cuando llegó a casa se puso a llorar.

“Estaba muy molesta, estaba llorando, estaba cansada. Estoy cansada de la discriminación”, explicó. “Nunca he experimentado algo así, que alguien llame a la policía. Eso es una locura, simplemente no me parece normal”.

Mira la confrontación en el siguiente vídeo:

A raíz del incidente, Burger King confirmó que habían despedido al empleado responsable. En una declaración a KFOR, dijeron: “Todos los clientes deben ser tratados con respeto y recibir servicio de alta calidad en nuestros restaurantes. El dueño del restaurante contactó a la cliente y su familia para disculparse, el empleado fue despedido y todos los empleados del establecimiento recibirán formación adicional para sensibilizar y garantizar que todos nuestros clientes siempre se sientan bienvenidos”.

No podemos comprender por qué  un empleado actuó de la manera en que lo hizo, sobre todo una persona que trabaja de cara al público.

Ayúdanos compartiendo este artículo en Facebook para crear conciencia y potencialmente educar a todos aquellos que podrían comportarse de esta misma manera intolerable.