Niña sorda, de 2 años, se muda a nueva ciudad, para que padres se enteren de reunión de vecinos que no pueden ignorar

Cuando Glenda y Raphael dieron a luz a su hija Samantha, se vieron obligados a pensar en como iban a adaptarla al nuevo mundo que la rodeaba.

Samantha nació ciega, y de inmediato se vieron ante la obligación de ver como ella se iba a comunicar con el mundo adulto en el que crecía.

Se habían mudado a una calle tranquila en Massachusetts justo un año antes del nacimiento de su niña, Glenda y Raphael sabían que estaban en un vecindario agradable. Sin embargo, esa percepción se confirmaría poco después de que llegara Samantha, cuando se enteraron de que sus vecinos habían tenido una reunión…

YouTube / CBS Evening News

Y resultó que los residentes de esta comunidad eran no solo grandes personas con quienes hablar, sino que también eran seres humanos enormemente amables. Apenas supieron que Samantha era sorda, se reunieron para buscar la manera de aprender  el lenguaje de señas a través del cual comunicarse.

Según su padre Rafael, Samantha estaba ansiosa por hablar con todos aquellos con los que podía comunicarse y se entristecía cuando conocía a alguien que no podía.

Y con esto en mente, los vecinos de su calle sabían que tenían que desarrollar una forma de conversar con ella. Incluso si simplemente le preguntaban cómo era su día o cómo se sentía … todo era mejor que dejar a esta dulce niña en un mundo de desconsuelo y silencio.

YouTube / CBS Evening News

Y así comenzaron a reunirse semanalmente todas las tardes para aprender el lenguaje de la señas. Contrataron los servicios del profesor de lenguaje de señas estadounidense, Rhys McGovern, quien estaba asombrado por los esfuerzos que la comunidad de Samantha estaba haciendo.

Él dijo: “La comunidad de vecinos están muy comprometidos en aprender y poder comunicarse con la pequeña. Es una preciosa historia”.

YouTube / CBS Evening News

No era tan solo un grupo reducido de personas quienes decidieron aprender el lenguaje de los símbolos para hablar con Samantha. ¡A la clase venían más de 20 personas cada semana!

Puedes ver algo más de esta bonita historia en el siguiente vídeo:

¡Comparte este artículo si crees que esto es un maravilloso ejemplo de una linda y  verdadera comunidad!