Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Padrastro abusa sexualmente de su hijastra – ahora la madre quiere advertir a los demás

Siempre he creído en la bondad de la gente, sobre todo de aquellas personas cercanas a mí.

Yo creo que así piensa la mayoría de la gente, y así también lo creía Cathrine St. Germain de Loveland, de Colorado.

Cathrine había roto con su ex marido, el padre de su hija Alyssa, de 15 años, y había encontrado el hombre de su vida.

No era ningún desconocido, puesto que se conocían desde hacía 20 años. Cathrine y Aaron Scott, como se llamaba su nuevo amor, estaban muy enamorados e inmediatamente  decidieron irse a vivir juntos.

Facebook/CathrineStGermain

Aaron era un antiguo soldado de la marina e incluso había sido antes policía.

Al igual que Cathrine, tenía hijos de una relación anterior, un niño y dos niñas.

Aaron era encantador, muy familiar, y realmente romántico.

Para Cathrine era algo completamente nuevo, ya que anteriormente había estado enganchada en una relación tóxica y sin amor. 

Los dos decidieron inmediatamente unir sus vidas y casarse, pero en vez de intercambiarse los anillos de la manera tradicional, decidieron tatuarse los anillos en sus dedos. 

El 18 de junio del 2014 se celebró la boda, unión que se selló con sangre y tinta. Estaban tan seguros de su amor que un tatuaje eterno como prueba de su amor, no les preocupaba en absoluto. 

Tan solo un año más tarde, el mundo de Cathrine se desplomó completamente. 

Facebook/CathrineStGermain

El 23 de abril del 2015 recibió una inesperada llamada telefónica. Era de la policía. Le pidieron que inmediatamente se personara en la comisaría y no debía decirle nada a su marido, escribe 9news.com.

Inmediatamente se dio cuenta de que algo grave le había pasado a su hija Alyssa. 

Aaron, el hombre de su vida, había violado a su niña. El hombre en quién confiaba plenamente, a quién había llevado a su casa, había cometido la mayor aberración que se puede cometer contra un niño.

Tras las acusaciones, Cathrine se distanció y no tuvo a penas contacto con Aaron, a pesar de que él juraba que era inocente y era Alyssa quien metía. 

Pero cuando las pruebas de ADN demostraron la veracidad de los hechos, Aaron tuvo que admitir su culpa y aceptar la condena del fiscal para evitar un juicio.

Facebook/CathrineStGermain

El 20 de enero del 2016, le condenaron a 90 días en prisión. Además le obligaron a inscribir su nombre en un registro de abusadores y violadores durante 8 años.

Una pena bastante liviana, pensaban Cathrine, y sus familiares y amigos. Un crimen tan horrendo debía ser castigado con una pena mucho más dura.

Cathrine, quien muy probablemente se sentía en parte culpable por haber metido a Aaron en su casa, se vio obligada a hacer algo drástico para que este personaje no volviera otra vez a hacer daño a un niño. 

Cathrine grabó un video, que publicó en Facebook y que ha tenido más de 63 millones de visitas.

Ella quiere advertir a otros padres, para que sean conscientes de que puede pasar y puedan proteger a sus hijos de monstruos como Aaron. 

Facebook/CathrineStGermain

En el vídeo se puede leer entre otras cosas: 

”El monstruo se comporta de una manera normal y natural como tú y yo. Son MUY HÁBILES a la hora de ocultar lo que REALMENTE SON. Son personas en las que confiamos y les dejamos al cuidado de nuestros hijos CADA DÍA”

Es  importante recordar que nunca es culpa de los niños. Y si vienen y te lo cuentan, debes creerlos. No hay nada peor que no ser escuchado y creído cuando se ha sido víctima de abusos.

Si sospechas de que alguien que conoces ha sido víctima de abusos, debes contactar con la policía. 

Aquí tienes el vídeo de Cathrine: 

Comparte este artículo con tus amigos por Facebook para avertir del problema de los abusos a los niños, y así tratar de impedir que esta monstruosidad ocurra de nuevo.