Padre emite advertencia para padres tras que los pies de su hijo se ”derritieron” en paseo de familia

El verano nos promete todo tipo de placeres que no se pueden encontrar en otros momentos del año.

Cuando el sol luce y hace calor en el ambiente, lo normal es dejar a un lado el estrés y disfrutar del momento.

Y eso era exactamente lo que Andrew Sechrist esperaba cuando llevó a su familia a un parque acuático cercano.

Andrew, nunca se imaginó que una pequeña decisión, que no parecía ser nadad raro, iba a terminar en algo terrible. Lo que ocurrió fue que el padre permitió a uno de sus hijos que fuera descalzo por el parque, lo cuál resultó dejando al niño con quemaduras de segundo grado.

Andrew ahora tiene una advertencia para todos los que están planeando el resto del verano al sol. Creemos que todos deberían prestarle atención a esto.

Credit: ABC13

Cuando Andrew Sechrist, de Seattle, decidió llevar a sus cuatro hijos a un parque acuático cercano, no creía que lo único que se iba a traer al volver a casa era un conjunto de malos recuerdos.

“Todo iba desarrollándose muy bien durante 15 minutos” dijo Andrew a CafeMom. Pero de repente, su hijo Jackson de 17 años comenzó a gritar.

“Vi a Jackson a un lado a unos metros de un juguete acuático. Corrí hacia allí, pensando que se había caído, para consolarlo”, explicó Sechrist.

“Lo tomé en brazos y lo saqué de allí, pero estaba inconsolable”.

Credit: ABC13

Andrew intentó secar a su hijo, aún sin percatarse de la gravedad del problema. Sin embargo, cuando llegó a los pies del pequeño Jackson, se dio cuenta de que algo estaba mal.

“Podía sentir el calor saliendo de ellos”, dijo. “Miré hacia abajo y noté que la piel se había derretido básicamente en la parte inferior de sus dos pies.”

Lo que ocurrió es que Jackson había caminado sobre una rejilla eléctrica de metal, una que había estado continuamente bajo un sol así que tenían una muy alta temperatura.

Según Q13 Fox, Sechrist comentó que los pies de su hijo estaban “blancos” y en una terrible condición.

Q13 Fox comprobó el calor de la rejilla al día siguiente y el calor que se desprendía de ella alcanzaba casi los 54 grados.

Sechrist dijo: “Si coloco la mano ahí, no puedo mantenerla ni más de medio segundo, y mi hijo de un año y medio la pasó por encima andando.

Credit: ABC13

Un viaje al hospital

La mujer de Sechrist se llevó a sus otros tres hijos a casa, mientras que Sechrist se fue de inmediato con Jackson al hospital infantil de Seattle.

Credit: ABC13

Tras varios controles, los médicos concluyeron que Jackson había sufrido quemaduras de segundo grado. Lo transfirieron al Centro Médico Harborview Medical para que le viera un especialista en quemaduras.

“La verdad es que fueron unas 24 horas extremadamente difíciles para un niño de 17 meses” explicó Sechrist.

“Si hubiera podido cambiarme por él, lo hubiera hecho sin pensar”

Ahora, Sechrist quiere arrojar un poco de luz sobre los posibles peligros que se pueden encontrar en este tipo de parques.

“Mi único propósito es advertir a los padres para que esto mismo no le ocurra a nadie más” añade.

En realidad lo que queremos es que ningún niño vuelva a pasar lo que tuvo que pasar Jackson. No podemos imaginar el dolor que ha tenido que sufrir el pequeño. 

¡Comparte este artículo para ayudarnos a difundirlo por el mundo!