Papá se avergüenza de sonreír y va al dentista – dos horas más tarde se mira en el espejo y estalla en lágrimas

Una sonrisa suele ser lo primero que notamos sobre alguien cuando nos encontramos con él o ella, por lo que no es sorprendente que las personas sean tan cohibidas en lo que respecta a sus dientes.

Claro, existen personas que le darán al mundo una sonrisa cursi sin importar el estado de cuán blancos son sus dientes, pero en su mayor parte las personas que sienten que tienen dientes feos tratan de mantener su boca cerrada tanto como sea posible.

Tal fue el caso de Dillon Moore, cuyos caninos superiores parecían podridos, apenas conectados a sus encías.

Como uno puede imaginar, probablemente habría costado mucho pagar el trabajo necesario para arreglar esa dentadura. Afortunadamente, hay un dentista en Estados Unidos que no es como la mayoría.

El Dr. Kenny Wilstead de Marshall Family Dental en Marshall, Texas, ha estado ganando bastante reputación.

Desde el exterior, su negocio se parece a cualquier otro de un dentista. Un negocio con fines de lucro donde las personas pueden pagar para arreglarse la boca, desde un chequeo estándar hasta una renovación completa de sus bocas.

Solo que, el Dr. Kenny’s es mucho más que eso. Él sabe cuán lejos puede llegar un pequeño gesto para las personas que lo necesitan. A veces, no se trata del dinero, sino de las ganas de hacer las cosas bien y de poner la compasión y la generosidad a la vanguardia de su iniciativa.

Un día, el dentista se encontró con Dillon Moore en Facebook y notó que este padre de dos hijos estaba haciendo todo lo posible para esconder sus dientes en todas sus fotos.

Posted by Kenny Wilstead on Tuesday, 18 September 2018

Wilstead se ofreció a quitarle un diente gratis, pero Moore declinó diciendo que no podía tomarse un tiempo libre en el trabajo. Un año después, sin embargo, insistir a Wilstead con su oferta.

“Se olvidó por completo de mí mientras pasaba un año entero, y luego le dolió el diente”, dijo Wilstead, según el Daily Mail.

“Su jefe eligió enviarlo a mi oficina para que le sacaran el diente y le dio un día libre para hacerlo”.

La cita

Cuando llegó la cita, Moore entró y ocupó la temida silla. Esperó, esperó y esperó un poco más. Los minutos pasaban, hasta sumar dos horas.

Finalmente, Wilstead le entregó a Moore un espejo y le dijo que había terminado con el trabajo. Solo que el reflejo que le devolvió la mirada a Moore no podía ser realmente él, ¿o sí? La cara en el espejo tenía la boca llena de dientes nuevos.

Sí … Wilstead le había dado a Moore una nueva sonrisa sin que él siquiera lo esperara. Además, lo había hecho todo gratis.

“Me preguntaba qué me estaba tomando tanto tiempo”, dijo Moore, llorando. “No he sonreído desde que era un niño sin mi mano sobre mi cara”.

Según la publicación posterior de Wilstead en Facebook, Moore le envió al dentista una foto suya y de los niños, con una gran sonrisa en la cara.

Qué historia tan conmovedora, y una que demuestra que los gestos no tienen que ser poderosos para recorrer un largo camino.

El Dr. Kenny Wilstead ciertamente merece ser alabado por su trabajo desinteresado. ¡Comparte esta historia si crees que lo que hace es lo correcto!