Pediatra de 92 años jubilado atiende gratis a niños necesitados: “Iré hasta que no pueda, quiero morir de pie”

La profesión de médico es una que te permite tener un sueldo decente para salir adelante, pero también es muy sacrificada. Requiere largas y duras horas de trabajo, así como enfrentarse constantemente a situaciones de vida o muerte.

Pero hay un pediatra en Brasil que no duda en afrontar esas horas por el bien de sus pacientes, y lo hace a los 92 años y sin cobrar ni un céntimo.

Se trata de Ivan Fontoura, un reconocido pediatra que se jubiló en 2005, pero que aun así todavía hoy,  cada lunes y jueves de la semana se dedica a ir con su esposa Eva a atender a niños pobres de Praia Do Leste en Pontal do Paraná, en Brasil, escribe T13.

Ivan se enamoró de la medicina cuando de niño un cirujano visitó su comunidad. Quedó prendado del cariño y la dedicación con la que el médico trataba a sus pacientes.

Según informó la revista Marie Claire en Brasil, Ivan decidió iniciar sus estudios de medicina y consiguió su título de medicina en 1951, cuando sólo contaba con 24 años, y luego se fue a estudiar un master en la Universidad de California y un doctorado en la Sorbona, en Francia.

Ha trabajado con niños 68 años y hasta 2005 fue director de un hospital donde se caracterizó por el trato humano que dio a sus pacientes.

Tras un año descansando de una larga vida de trabajo, decidió hacerse voluntario y hoy junto a su mujer atiende a unos 30 niños de bajos recursos sin acceso a atención médica.

“Ya gané dinero para ganarme la vida. Siempre estuve conectado con niños necesitados, socialmente, y quería continuar. Era necesario ayudar aquí porque la gente me conoce y termina preguntando. Ahora, entonces, con el apoyo de la salud, lo hago de manera organizada. Mi esposa me ayuda mucho, es una gran compañera”, dijo el médico al ser entrevistado por Marie Claire.

“Iré hasta que no pueda. Quiero morir de pie. Físicamente sufro, trabajando sin parar, descansando solo por café, pero eso es todo. Luego nos juntamos y continuamos”, dijo el médico al ser entrevistado por Marie Claire.

Un hombre incansable capaz de darlo todo por los más necesitados, y es que con su conocimiento, se niega a quedarse de manos cruzadas cuando tantos niños lo necesitan.

Por su gran dedicación se ha ganado el cariño de todos en Pontal de Paraná y es que si hubiera más hombres y mujeres como Ivan y su esposa Eva, que le ayuda en todo momento, el mundo sería un lugar mucho mejor.

Pediatra de 92 años atiende gratis a los niños más necesitados – «Quiero morir ayudando»Elegir una profesión como la…

Gepostet von Marlene Camba am Sonntag, 19. Januar 2020

¡Un aplauso para estos dos grandes seres humanos! Por favor, no dejes de compartir esta encantadora historia con los demás. ¡Nunca es tarde para ayudar a los demás!