Pierce Brosnan sostuvo la mano de su hija mientras la veía morir de cáncer

Pierce Brosnan es conocido por la mayoría de nosotros como el genial, tranquilo y extremadamente dulce agente James Bond.

¡Su carrera se ha extendido durante más de tres décadas e incluye películas como Dante’s Peak, The Thomas Crown Affair y más recientemente Mamma Mia!

Pero detrás del apuesto hombre irlandés hay una historia trágica que puso a prueba a su familia y lo empujó a colaborar con organizaciones benéficas.

El actor de 66 años ha sufrido pérdidas desgarradoras durante dos décadas, primero al convertirse en viudo y luego, 22 años después, cuando perdió a su hija por la misma enfermedad que se había llevado la vida de su madre.

Cuando la estrella de cine con sede en Estados Unidos conoció a su esposa Cassandra Harris, su belleza lo dejó boquiabierto y “nunca pensó por un instante que sería alguien con quien pasaría 17 años de su vida”.

Según Lessons Learned in Life, Cassandra tenía una percepción diferente de esa estrella en ascenso: “Ahí estaba este hombre de aspecto gracioso con ese corte de pelo corto. Pero teníamos mucho en común … y una vez que comenzamos a hablar, nunca paramos”, dijo sobre su primer encuentro con Brosnan

Los dos salieron durante tres años y se casaron en 1980. Se hicieron inseparables y tuvieron un hijo juntos. Brosnan incluso adoptó a los hijos de Cassandra, Chris y Charlotte, de un matrimonio anterior, después de que su padre muriera en 1986.

La vida familiar fue algo natural para Brosnan, a pesar de su educación poco convencional sin un padre y con una madre que lo dejaba con unos parientes en Irlanda mientras ella trabajaba en Londres. Sin embargo, décadas más tarde, era un devoto esposo, padre y padrastro y estaba muy feliz.

“Acabamos siendo una familia. Para empezar, yo era Pierce, luego era papá Pierce, y luego me convertí en papá. Charlotte y Chris han sido increíbles en mi vida”, dijo Brosnan al periódico Mirror.

Pero esta unión feliz se rompería cuando a Cassandra le dijeron que tenía un cáncer de ovario a fines de la década de 1980 y falleció en 1991, tras 11 años casados.

Brosnan encontró la felicidad nuevamente con su segunda esposa, la periodista estadounidense Keely Shaye Smith en México. Los dos se casaron en 2001 y tienen dos hijos juntos.

Pero otra tragedia golpeó su mundo, cuando 22 años después de perder a su primera esposa, su hija adoptiva Charlotte también murió de cáncer de ovarios.

“No veo la copa medio llena, créeme. El oscuro y melancólico perro negro irlandés se sienta a mi lado de vez en cuando”, dijo a Esquire magazine.

La estrella recurrió a su eterno amor por la pintura para ayudarlo a superar la pérdida y hoy no solo hace campaña para concienciar sobre el cáncer siendo embajador de UNICEF en Irlanda, sino que también dona los fondos de la venta de sus pinturas a “organizaciones benéficas en favor de los niños, mujeres y medioambiente “.

Charlotte tenía 41 años cuando murió y dejó a su esposo Alex y a sus hijos Isabella y Lucas. “.

En un evento de Stand Up to Cancer, Brosnan dijo: “” Cuando ves a alguien que amas que su vida se ve deteriorada poco a poco por una enfermedad insidiosa, el dolor que te produce se convierte en una parte indeleble de tu psique.

“Tomé la mano generosa, fuerte y hermosa de mi primera esposa Cassie cuando el cáncer de ovario le quitó la vida, demasiado pronto. Y justo el año pasado, tomé la mano de mi divertida y maravillosa hija Charlotte antes de que ella también muriera de esta miserable y heredada enfermedad.”

View this post on Instagram

❤️ ❤️#CharlotteBrosnan #PierceBrosnan

A post shared by 𝒥𝓊𝓁𝒾𝒶 (@piercebrosnan_rusfan) on

El cáncer es un terrible enfermedad que nos afecta a todos de igual manera. No debemos deterner jamás la lucha contra el cáncer y la búsqueda de su cura.

Por favor comparte para mostrar todo tu apoyo a esta estrella y enviar fuerza a su familia.