Según la mamá su hija es discapacitada: A los 24 años la madre aparece muerta y descubren la brutal verdad

En junio del año 2015 Dee Dee Blanchard fue encontrada muerta en una piscina de sangre.

Su propia hija, Gypsy Rose Blanchard, fue sentenciada a 10 años de cárcel por ser cómplice en el asesinato

Pero nada era como parecía ser……

Sin exagerar ni un ápice – ésta es definitivamente la historia más truculenta y rara de todas las historias criminales que he oído en la vida.

Facebook

Desde que era una niña pequeña, Gypsy ha tenido que luchar contra varias enfermedades crónicas.

Cuando cumplió 7 años, los médicos le diagnosticaron a la pequeña una distrofia muscular, una enfermedad que ataca a los músculos. La enfermedad también afecta al esqueleto, el estómago y el corazón.

Su madre, Dee Dee, siempre estuvo apoyando a su hija y luchó para que la niña recibiera los tratamientos correctos para cada diagnóstico.

Facebook

Dee Dee hablaba a menudo en público sobre las complicadas enfermedades de su hija. La familia despertó mucha empatía y recibió mucha ayuda de sus seres queridos e incluso de personas ajenas a la familia.

Madre e hija aparecían a menudo juntas en diferentes medios de comunicación y galas de benéficencia.

¿El resultado? A Gipsy y a Dee Dee les llegaban muchas donaciones y dinero. Muchas personas de todo el país donaban dinero para hacer frente a los costosos tratamientos y para que pudieran sobrellevar el día a día.

Facebook

Durante más de 10 años Gypsy estuvo sentada en una silla de ruedas y pasó por diferentes tratamientos médicos junto a su madre. Dee Dee era admirada y considerada como una madre ejemplar por los médicos y los miembros de su familia.

Pero las autoridades, y el resto de mundo, iban pronto a descubrir la verdad. Y todo salió a la luz a raíz del asesinato de Dee Dee  el 14 de junio del año 2015. 

Facebook

Aunque su madre había declarado que Gypsy era una adolescente que padecía una enfermedad incurable y que además tenía la capacidad mental de un niño, Gypsy en realidad tenía 23 años y podía andar.

El asesinato puso en evidencia la enorme mentira que envolvía toda su vida, ya que Gypsy era una persona plenamente capaz.

Facebook

Gypsy afirma que su madre la obligó a fingir y vivir como si estuviera enferma e incapacitada la mayor parte de su vida.

Durante mucho tiempo la madre consiguió convencer a los médicos de la situación que sufría Gypsy. La recetaron miles de medicinas innecesarias y realizaron complicados y abusivos controles – que nunca jamás necesitó.

La hija era una importante pieza para una terrible y enfermiza metira. Al final era Dee Dee la que cosechaba los frutos y con esta mentira se hizo rica a costa de los demás.

Facebook

Durante la investigación tras el asesinato de Dee Dee, donde se interrogaron a todas las personas más cercanas a la pareja, la policía descubrió por fin la verdad. Gypsy confesó que ya no podía soportar más el uso y abuso que sufría por parte de su madre – y por eso la mató.

Actualmente Gypsy Rose Blanchard está en la cárcel al ser condenada a 10 años de prisión.

Parece horrible saber que una hija a podido matar a su propia madre, pero no es menos cruel lo que le hizo pasar la mamá a su hija. ¿Qué opinas sobre lo que hizo la hija? ¿Es justificable?

Compártelo a ver qué opinan tus amigos de Facebook.