Cajero adolescente paga postre a policía – pareja que va detrás lo amenaza y lo suspenden del trabajo

Desde muy pequeños nos enseñan a esforzarnos siempre por hacer cosas agradables. Cuando éramos niños se nos decía que debíamos esforzarnos en hacer el día más fácil a otra persona.

Sin embargo, para un adolescente de Texas, y lo que empezó como un acto de amabilidad, terminó causándole problemas.

Zack Randolph, de 18 años, trabajaba en la cafetería Great American Cookies. Zack decidió pagarle el postre a un oficial como una forma de darle las gracias. Lo que no sabía era que terminaría suspendido por ello…

Un día, un oficial de policía entró en Great American Cookies y el adolescente Zach Randolph, que trabajaba en la caja, decidió que quería realizar una buena acción. El oficial estaba allí para tomarse un postre, y Randolph le dijo que era gratis; que él mismo iba a pagarlo.

El joven, de 18 años, sacó su billetera y pagó 2,75 dólares, sin ni siquiera aplicarse una rebaja como empleado del local, de manera que la tienda iba a recibir la cantidad exacta por el postre elegido.

Según Randolph: “Era un tipo realmente agradable y además llevaba una insignia”. Eso era suficiente para que yo le pagara algo. Eso es lo menos que pude hacer”.

El adolescente se sentía bien con sus buena acción, hasta el momento en que los siguientes clientes se acercaron al mostrador. El hombre y la mujer también pidieron postres gratis, y entonces comenzaron a ponerle a Randolph en un situación difícil cuando este les dijo que tendrían que pagar de manera normal.

Según la madre de Randolph, la pareja fue contra él sin más. El hombre supuestamente le dijo a su hijo: “Sabes que probablemente te despidan”.

UPDATE: For the first time since my post on July 5, the Company reached out to Zack on Wed July 12 to offer a verbal…

Posted by Tami Kurtz Randolph on Wednesday, 5 July 2017

Randolph fue más allá y dijo que se había sentido amenazado por la actitud del hombre.

“Echó a su hija a un lado y se quiso meterse detrás del mostrador, dirigiéndose hacia mí. Menos mal que el asistente de dirección y otro trabajador lo pararon”, comenta el joven.

Tristemente la historia no terminó aquí. El adolescente recibió una suspensión de trabajo de una semana. Naturalmente, ni él ni su madre podían creerlo.

Posted by Tami Kurtz Randolph on Thursday, 6 July 2017

La madre de Randolph publicó inmediatamente la historia en Facebook, y esta se difundió rápidamente por Internet. Muy pronto  la empresa presentó sus disculpas por su forma de actuar y se ofreció a pagar al joven las horas suspendidas.

Aun así, el hecho de que castigaran al joven de inmediato es realmente inaudito, al igual que el comportamiento del hombre y la mujer que se quejaron porque el joven había pagado el postre al oficial de policía.

Es difícil comprender por qué algunas personas actúan de la manera en que lo hacen. Todo lo que podemos decir es que esperamos que Randolph no permita que esta experiencia le haga desistir y deje de ser un tipo genuino y agradecido.

¡Por favor, COMPARTE este artículo para mostrar el apoyo a Zack Randolph por su modo de actuar!