Adolescentes posan para foto tras atacar a mujer con discapacidad con huevos y harina

Desde muy temprana edad me enseñaron a respetar a los adultos. Y este respeto es para todos, tanto para personas con discapacidades físicas o mentales, como para aquellos que están sanos física y psicológicamente.

Para mí son todos iguales: y merecen el mismo respeto.

El verano pasado, la imagen de Janice Morris, de 49 años, encogida en un banco del parque en Suffolk, Inglaterra, provocó  indignación pública después de que se compartiera en Internet.

La foto se difundió como la pólvora en internet, por una buena razón.

Según las fuentes en la prensa británica, los cuatro adolescente tiraron huevos sobre una mujer con discapacidad mental.

Luego posaron con ella cuando se sentó desplomada en un banco del parque en Bury St Edmund, Suffolk.

Facebook / Robin Armstrong

La mujer de la foto tenía aproximadamente 40 años y padecía una discapacidad mental.

Según un testigo – como indicó the Daily Mail – la mujer tuvo un “colapso” en el parque y comenzó a gritar a los jóvenes, quienes procedieron a bañarla con agua, harina y huevos.

La policía de Suffolk dijo que la dejaron muy angustiada pero que no sufrió daños físicos durante el ataque.

Uno de los adolescentes, en su sabiduría infinita, decidió publicar la foto en cuestión en la plataforma de medios sociales Snapchat.

Sin embargo, su publicación en lugar de recibir comentarios positivos, se llenó de una reacción violenta generalizada y le valió una visita posterior de la policía.

El inspector Anthony Bridgland dijo: “Este tipo de conducta es absolutamente inaceptable y vamos a tratar el asunto con la seriedad que se merece.

Poco después de la publicación de la foto, cinco adolescentes de entre 15 y 17 años fueron detenidos.

“Sabemos que este incidente puede haber causado preocupación y enojo tanto en la comunidad local como en la red, pero nos gustaría asegurarles a todos que estamos abordando el asunto con firmeza y apoyando a la víctima”.

Cuatro adolescentes admitieron su participación en el incidente, pero un quinto joven negó un delito público y obligó a la Sra. Morris a presentar pruebas en un juicio.

En el juicio, la Sra. Morris habló sobre el incidente y dijo que tras el ataque se quedó “un poco conmocionada, y asustada”.

El joven que negó un delito público fue declarado culpable en marzo. Se le ordenó completar 24 horas de trabajo en un centro para adolescentes y tuvo que pagar a Morris alrededor de 280 dólares de compensación y 1 180 dólares por las costas judiciales.

Los otros cuatro jóvenes involucrados en el incidente admitieron un delito de orden público en una audiencia anterior y fueron sentenciados el año pasado.

Con solo ver la foto se me hierve la sangre, y estoy seguro de que no soy la única que siente lo mismo. Espero que estos adolescentes hayan aprendido las consecuencias de su comportamiento – ¡vergüenza por este imperdonable comportamiento!

Por favor comparte la publicación en Facebook y muestra tu oposición contra cualquier tipo de maltrato. ¡¡Esto tiene que acabar de una vez por todas!!