Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Cuidadores no saben que están grabando la habitación de esta enferma – lo que captan las cámaras es espantoso

No era muy mayor cuando mi abuela terminó en una residencia de ancianos. Ella estaba enferma y sabía que no iba a vivir por mucho tiempo. 

Realmente quería mucho a mi abuela y solía llamarla temprano en la mañana cuando ni mi padre ni mi madre estaban despiertos.

Ella siempre respondía, decía que no estaba durmiendo. Pero años después entendí que la estaba despertando.

Nunca deberíamos dejar de apreciar a nuestros mayores. Esta es la razón por la que esta historia es tan importante, a pesar de ser muy dolorosa de leer.

Algo que estaba muy claro cuando mi abuela se mudó a la residencia era que no le gustaba que la ayudaran con cosas que antes podía hacer ella misma. Se sentía avergonzada de no poder valerse sola. Llevar pañales fue probablemente el aspecto más difícil de su condición. 

Hemos informado anteriormente de abusos contra los ancianos, pero este es el peor caso que hemos visto.

Camille pensó que había encontrado un buen lugar para su madre Hellen, quien padecía Alzheimer. La residencia era descrita como un lugar acogedor y cuidadoso.

Pero tiempo después a Camille le empezaron a oler mal las cosas, algo no estaba bien. Hasta que un día vio que su madre tenía un ojo morado. Con eso tuvo suficiente, así que instaló una cámara oculta.

Camille pronto descubrió lo impensable. A pesar de poner la cámara, tenia la esperanza de que nada estuviera sucediendo en ese lugar. 

Sin embargo, después de ver las grabaciones, descubrió de que no solo uno, sino varios miembros del personal estaban siendo abusivos con su madre.

En el video de abajo se ve cómo uno de los miembros del personal se limpia la nariz con las sábanas de su madre. También a dos empleados besándose en la habitación ante Helen.

Otros residentes en el lugar entran en la habitación de Helen y toman sus cosas sin que nadie les detenga. Lo peor de todo es cuando ponen un paño lleno de heces en su cara.

No tengo palabras para esto y solo puedo imaginar que esto también sucede con otros residentes.

Cuando Camille revela las grabaciones al director de la residencia, Alan Cavell, reconoce que han fallado. Promete mejorar los procedimientos y la seguridad en la residencia para asegurarse de que este comportamiento no se vuelve a repetir.

Todos los miembros del personal implicados han sido despedidos. Aunque uno de ellos fue recontratado cuando Camille decidió sacar a su madre de ahí. El director fue despedido después del incidente.

No obstante, ningún miembro del personal fue perseguido legalmente, muy a pesar de Camille.

Helen, que murió en septiembre de 2016, fue una maravillosa madre para sus siete hijos. Fue una enfermera durante la Segunda Guerra Mundial, antes de huir de los nazis y emigrar a Canadá. Gracias a su atento hijo Helen tuvo un final digno.

Aquí puedes ver un video con las pruebas de estos terribles hechos. Advertimos que son imágenes difíciles de ver.

Los abusos en residencias para ancianos me enfadan enormemente. No se cómo habría reaccionado si la persona abusada hubiera sido un miembro de mi familia. 

Es importante que compartamos esta historia para que mucha más gente tome nota de este incidente. Nadie debería pasar por algo así. ¡Es completamente inaceptable!