Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Extraña se burla de repartidor autista – entonces la dueña del restaurante responde despidiéndole

"El cliente siempre tiene la razón", o eso dicen en el sector servicios. Estas palabras solían repetirse en mi cabeza cuando era camarera durante la universidad. Esto solo conseguía estresarme más en ese trabajo frenético. 

Cuando un cliente se comporta mal y la directiva se posiciona en contra de su propio personal, es un gran golpe para la autoestima. Por este motivo, me conmovió mucho lo que hizo la dueña de este restaurante para apoyar a uno de sus empleados.

Un cliente no estaba satisfecho con el servicio que recibió en un restaurante llamado Little Italy en Anchorage, Alaska. Llamó al restaurante para quejarse. Pero en lugar de reprender al empleado, la dueña del restaurante dirigió su rabia al cliente. ¿La razón? El cliente en cuestión insultó personalmente al repartidor que le llevó su pedido. 

Resultó ser que el repartidor le dio la comida equivocada debido a un error en el pedido. Pero en cuanto se dio cuenta del error, el repartidor fue a su coche a buscar su pedido.

Sin embargo, el cliente no estaba satisfecho y llamó al restaurante. Gritó e insultó al conductor personalmente, escribió The Mighty.

Fuente: Pixabay

Entre otras cosas, el cliente dijo que el repartidor estaba drogado. Pero eso no era verdad, tiene autismo y un ligero impedimento en el habla. 

PJ Gialopsos, dueña del restaurante, se tomó la crítica seriamente, pero no la manejó del modo tradicional “primero el cliente”. En lugar de eso, escribió una carta al cliente en Facebook:

“Uno piensa que a estas alturas una gran mayoría de la población ha. Yo entiendo que hay una gran cantidad de nuestra población que se contenta con mantenerse desinformada y poco educada. ¡Pero eso no les da el derecho a llevar esta ignorancia y convertirla en una sarta de insultos contra dos de mis empleados!  

Por lo tanto, hemos despedido a este cliente. Esta dirección, el nombre y el número estarán marcados con el mensaje  NO ENTREGAR, NO ACEPTAR PEDIDO. Y este cliente no estará sorprendido más adelante en la vida de saber que este “idiota encadenado” que es repartidor desde hace tiempo se convierta en un físico, microbiólogo o químico cuyo descubrimiento posiblemente podría salvar su lamentable **** algún día”.

Fuente: Facebook/Little Italy Restaurante

La dueña del restaurante, PJ Gialopsos (segundo a la izquierda) tras recibir el premio para el restaurante. 

Su comentario ha recibido más de 35.000 me gsuta y ha sido compartido 8000 veces, lo que demuestra cuánta gente apoya su decisión.

“El hecho de que tenga autismo no pasa por la cabeza de nadie en el restaurante. Tan solo trabajamos. Él solo trabaja. Es tan solo eso”, dijo a The Mighty.

Esta mujer demuestra cómo se dirige bien un restaurante. Ella apoyó a un empleado y demostró que no está bien ponerse personal cuando uno se queja de un servicio. Por favor, comparte si también crees que hizo lo correcto.