Homenajean al entrenador por haber mantenido a los niños vivos en la cueva – ahora se revela su secreto

En los últimos días, el mundo estuvo pendiente del drama vivido por 12 niños y su entrenador de fútbol en la cueva tailandesa de Tham Luang.

Todos quedaron atrapados dentro de la cueva, después de dar un paseo en su interior y los accesos quedaron taponados por las inundaciones.

Perdidos y sin nadie que supiera de su paradero, esperaron desde el 23 de junio hasta que finalmente los encontraron el 2 de julio, tras lo cual se iniciaron las maniobras de rescate.

Tras tres semanas de odisea todos fueron rescatados con vida, pero recién se sabe ahora el papel clave que tuvo el entrenador, Ekapol Chanthawong.

YouTube

Muchos han sido los que en redes sociales culparon al asistente de entrenador de fútbol Ekapol Chanthawong del incidente que llevó a los 12 niños que acompañaba a quedar atrapados en la cueva.

Sin embargo, los padres de los niños aseguran que si no fuera por la compañía de Ekapol, quizás nunca los habrían recuperado.

Ekapol Chanthawong es un exmonje budista y jugador de fútbol de 25 años de origen humilde que no dudó en compartir toda su comida y agua con los niños.

YouTube

También les enseñó a meditar para que se mantuvieran tranquilos y ahorraran la energía necesaria para sobrevivir en esas condiciones.

La vida de este entrendor no fue fácil. Según reporta el diario La Vanguardia, Ekapol Chanthawong perdió a sus padres y a su hermano menor por una epidemia de una enfermedad respiratoria que afectó al norte de Tailandia y de la cual él fue el único superviviente.

YouTube

Su tía se hizo cargo de él y decidió ingresarlo en un monasterio budista. Allí pasó diez años hasta que en 2015 salió para cuidar a su tía.  Ese año creó un equipo de fútbol, los Jabalíes Salvajes, y empezó a trabajar como entrenador.

Fue su experiencia como monje budista, coraje y altruismo lo que probablemente contribuyó a que los niños lograran sobrevivir tres semanas en la cueva.

Cuando los rescatistas llegaron al lugar, Ekapol era quien estaba más debilitado por la falta de alimentos.

Según relató a medios locales un amigo de Ekapol, Joy Khampai, el entrenador dijo que ama a los niños “más que a sí mismo” y ya de por si se siente culpable de lo sucedido.

YouTube

Pero los padres de los 12 niños están muy agradecidos por el modo en que cuidó de ellos y le pidieron que no se sienta culpable. Nadie podía imaginar que un paseo que muchos suelen hacer por esa cueva derivaría en un drama semejante.

“¿Qué hubiera pasado con mi hijo si él no hubiera ido con ellos?, dijo la madre de Pornchai Khamluang, uno de los niños en la cueva, en una entrevista a la televisión tailandesa, reporta el Washington Post.

Por suerte, la historia tuvo un final feliz. Cientos de buceadores y rescatistas profesionales participaron en el operativo y lograron sacarlos sanos y salvos.

YouTube

¡Un aplauso para este maestro que hizo todo lo posible para salvar la vida de estos niños! ¡Pero también a todas las otras personas que trabajaron duro para hacerlo posible! ¡Por favor, no dudes en compartir esta historia para dar a conocer el coraje de este joven!