Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Por qué nunca deberías matar a los cienpiés que encuentras en casa

Puede que vaya en contra de tus instintos... Pero nunca deberías matar o aplastar a un cienpiés si lo encuentras en tu casa.

Incluso si estás en el lavabo por la noche y ves a esta pequeña criatura subir por el desagüe.

La razón es simple: este animalito puede hacer maravillas por tu hogar.

Fuente: © Wikipedia Commons

Los cienpiés son depredadores rápidos y ágiles. 

Normalmente habitan en zonas húmedas como los baños, escribe Anticimex.

Si desccubres a este pequeño animal en tu casa se verá como un rimmel separado de su palo en movimiento, pero no hay ninguna razón para temerles.

Y lo último que tienes que hacer es matarlos, incluso si tu primera reacción es aplastarlos.

Fuente: © Flickr / Greg Mote

De hecho, estas criaturas son tu mejor aliado frente a otros animalitos indeseados.
 
Piensa en esto: puede que parezca aterrador, pero es muy glotón. La comida favorita del cienpiés son las hormigas, las arañas, los pececillos de agua o las cucarachas.
 
Básicamente, cada plaga en tu casa es una comida gourmet para él.
 

 
Los pececillos de plata, tales como el que ves aquí arriba, comparten las mismas zonas que los cienpiés en zonas húmedas. 
 
Si ves a un cienpiés, pero no has notado a ningún pececillo de plata, probablemente es debido a este hambriento amigo.
 

Fuente: © Wikipedia Commons
 
Esto, por supuesto, no significa que usted tenga que dejar que los cienpiés se muevan libremente por toda la casa.

Lo que se puedes hacer para deshacerte de ellos es tratar de reducir la humedad de tu hogar.

También puedes rociar repelente de insectos a lo largo de los rodapiés en las zonas afectadas.

 

 
 
Pero en vez de aplastar al ciempiés, se puede tratar de capturar al animal en un frasco y colocarlo fuera de la casa, en  zonas con muchas hojas húmedas, tierra o piedras.

Ellos se harán cargo de todos los otros bichos de su casa – un sistema contra las pestes de lo más natural.

 

 
Lo más importante a tener en cuenta es que el cienpiés no puede hacerte daño.
 
Un ciempiés común no tiene mandíbulas l
o suficientemente fuertes como para morder a un humano, a diferencia de sus primos tropicales, más mortales.
 
En otras palabras, los ciempiés son bastante inofensivos – pero importantes.

¡Por favor, comparte esta información en Facebook, para que más personas dejen de matar a los ciempiés en vano!