Toro se venga de torera – con coronada que le destroza la cara

Muchas personas consideran el toreo como una tradición que debe ser respetada, pero para mí no tiene lógica ni justificación que animales sean torturados sistemáticamente para divertir a personas faltas de todo respeto por la vida.

El toreo me resulta tan espantoso como aquellos circos romanos, donde el público disfrutaba cómo un hombre y una bestia luchaban hasta que uno sucumbía.

Se cree que fueron precisamente los romanos los que introdujeron la práctica de la tauromaquia en la Hispania, que en aquellos tiempos consistía en un hombre armado con un escudo y una espada enfrentándose a un toro.

Más allá de sus orígenes, nada justifica que hoy en día todavía siga practicándose una actividad tan bárbara y que sigue cobrándose la vida de muchos toros en el mundo.

No es raro que muchos traten de defenderse y entonces el herido grave resulte ser su atacante humano, tal y como veremos en el video de hoy.

Hilda Tenorio, una de las pocas mujeres toreras, estaba toreando en la plaza de toros de Puebla, en México, cuando fue corneada por el toro. Esto le causó, entre otras heridas, fracturas en su rostro, reportan varios medios locales como El Sol de Puebla.

Era el tercer toro de la tarde el que embistió a la torera mexicana, Hilda Tenorio, el que la arrolló, causándole una fractura del maxilar superior y lesión de paladar, además de abertura de labio superior de cinco centímetros que lesiona hasta la región nasal, según informa el diario La Razón.

A ello se sumaron las complicaciones registradas en el pómulo de la afectada. Se reporta que las lesiones han sido mayores de lo esperado después de realizar diferentes pruebas, sumándose 17 fracturas según las tomografías a las que fue sometida la espada tras la brutal cornada que sufrió en la cavidad bucal el pasado viernes, 3 de mayo de 2019.

coronada
Foto: Twitter

Después del incidente Hilda Tenorio escribió un post en Facebook.

Tenorio fue intervenida el domingo 5 de mayo por la mañana en el hospital de Puebla en una larga operación de más de seis horas para corregir la fractura de maxilar superior y la de ambos pómulos, según informa El Universal.

Advertencia, las imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

Absolutamente espeluznante y le deseamos a la torera que se recupere. Pero sinceramente no puedo culpar para nada al toro por tratar defender su vida. ¿Crees que hay que respetar la tauromaquia como tradición o opinas que deberían dejar a los toros en paz? Te invitamos a dejarnos tu opinión en el apartado de comentarios.