La enfermedad que se activa con el estrés y hasta podría causar ceguera – todos somos vulnerables a este virus

Muchas veces no somos conscientes de lo muy conectada que está nuestra mente con el cuerpo, que nuestras emociones pueden tener un impacto directo en lo que se manifiesta en nuestro cuerpo, en nuestra salud.

El estrés por ejemplo, tiene un impacto muy negativo sobre nuestra salud, y puede llegar incluso a dar pie a la activación de ciertos virus como el de la culebrilla.

Todos nosotros deberíamos tratar de evitar el estrés al máximo si queremos tener una vida larga y saludable. Un estado de estrés crónico puede dar lugar a gran cantidad de problemas de salud, desde depresión, a diabetes e incluso problemas cardíacos.

Pero un problema del que no se habla tanto es el de la culebrilla, un virus también conocido como herpes zóster.

YouTube

Curiosamente, el herpes zoster procede del mismo virus que provoca la varicela. Este virus puede permanecer durante años en los nervios de nuestro cuerpo, hasta que de repente ciertos factores pueden hacer que se reactive en forma de u “culebrilla”.

El estrés suele ser una de las causas de la aparición del herpes zóster, ya que puede provocar entre otras cosas que nos bajen las defensas. Es ahí cuando aparecen unos sarpullidos en la piel que de no tratarse pueden conllevar graves secuelas.

YouTube

Estudios difundidos por la Academia Americana de Oftalmología, esta infección viral provoca sarpullidos muy dolorosos que pueden ocasionar daños en los nervios de las zonas circundantes, así como ampollas y consecuencias más graves.

Los que la sufren ven cómo suele aparecer como una franja de irritación en el pecho, en la espalda u otras zonas del cuerpo, haciendo sentir un ardor insoportable, picazón y hormigueo.

De llegar a los ojos u oídos, pueden ocasionar incluso ceguera y sordera en el paciente.

YouTube

Aun así, cabe destacar que el herpes zoster o culebrilla no se contagia, lo que sí se puede contagiar a otra persona a través d estos sarpullidos es la varicela. Afortunadamente, muchos somos inmunes a la varicela después de haber pasado esta enfermedad de niños.

Entre otros síntomas que puede sentir una víctima de este virus es una extrema sensibilidad al tacto, fiebre, sensibilidad a la luz, dolor de cabeza, fatiga extrema y ampollas llenas de líquido.

culebrilla
Foto: Shutterstock

Estos son algunos de los síntomas de la culebrilla:

  • Aardor o dolor punzante y hormigueo o picazón. En general, se presenta a un lado del cuerpo o la cara. El dolor puede ser de leve a severo.
  • Entre uno a 14 días después, tendrá una erupción. Esta consiste en ampollas que generalmente duran entre siete y 10 días. El sarpullido normalmente se presenta en una sola banda  alrededor del lado izquierdo o derecho del cuerpo. En otros casos, la erupción ocurre en un lado de la cara. En raras ocasiones, usualmente en personas con sistemas inmunitarios debilitados, la erupción puede estar más extendida y parecerse a una erupción de varicela.

Los siguientes síntomas también pueden afectar a algunas personas:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Escalofríos
  • Dolor abdominal
YouTube

Si sufres algunos de estos síntomas no dudes en acudir a tu médico. ¡Y sobre todo trata de eliminar el estrés de tu vida!

 Ahora no dudes en compartir esta información con los demás para que tengan muy en cuenta lo importantes que son nuestras emociones para nuestra salud.