Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

La maestra va a cantar una canción cuando el niño de la camiseta azul le roba el protagonismo con su genuina risa.

La risa puede ser muy contagiosa. Empiezas a reírte, tus amigos comienzan a reír y pronto estáis todos riendo a carcajadas y lágrimas en los ojos sin saber realmente por qué. 

Este vídeo, que está haciendo morirse de risa a todo internet, es un buen ejemplo. Es una situación muy normal: una maestra de guardería toma la guitarra y comienza tocar y cantar y pide a los niños que la sigan con palmas. 

Pero en cuanto hay un silencio, el niño de la camise azul se lleva todo el protagonismo. Comienza a reírse a más no poder cada vez que la maestra hace una pausa, y la situación hace a los demás sonreír también. Me parece súper tierno cuando su compañero lo abraza. 

No te lo puedes perder. Mira el vídeo e intenta no reírte...

Qué niño tan maravilloso, su genuina risa es contagiosa. Compártelo con tus amigos para que puedan reírse un rato.