Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Mujer muere y su marido vacía el armario – entonces encuentra la carta que revela un aplastante secreto

Perder a la persona con la que has compartido 50 años de tu vida debe de producir un dolor inimaginable. 

Cuando Tony Tripanis, de 80 años, perdió a su mujer, después de 50 años de feliz matrimonio, la felicidad se desvaneció dejando en su lugar un gran vacío. Pero lo que Tony no se podía imaginar es que, tras esto, su vida iba a dar un giro más que inesperado. 

Cuando su mujer murió, Tony encontró una carta escondida que contenía un secreto que iba a cambiarlo todo. 

Cuando la esposa de Tony murió, fue un trago duro para él tener que hacer limpieza de sus cosas. Mientras se encontraba vaciando los armarios, en el fondo de uno de los cajones encontró algo para lo que no estaba preparado – una carta para él de otra mujer, según cuenta la versión británica del periódico Metro

Cuando Tony abrió la carta, sólo las primeras líneas lo dejaron en shock. La carta había sido escrita hacía 56 años, y la autora era una mujer con el que él había tenido una relación cuando tenía 20 años. 

Shirley, como se llamaba la mujer, escribió que a menudo pensaba en él, pero eso no era lo sorprendente, la bomba venía unas líneas más abajo, en las que Shirley contaba que tenía un hijo, Samuel, y que Tony era el padre. 

Youtube/Robgreen

Tony se quedó sin respiración. Acababa de enterarse de que tenía un hijo de 61 años al que no conocía, y entendió que su mujer había escondido la carta para que no supiese de la existencia del niño mientras ella viviese. 

De repente, tras la gran pena de la périda, su vida tenía un nuevo sentido: encontrar a su hijo. 

Tras una minuciosa búsqueda, Tony encontró a su hijo gracias  Facebook. Según Metro el encuentro fue muy emotivo. El hijo contó que él creía que su padre nunca había querido saber nada de él ya que su madre nunca había recibido respuesta a la carta. 

Esta historia es una gran prueba de que la vida puede cambiarte de un día para otro en cualquier momento, sin importar la edad, y a veces para llevarte a encuentros con personas muy especiales. La vida de este hombre, a sus 81 años, ha cobrado un nuevo sentido.