Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Todos miran a su hija con síndrome de Down, luego un hombre se acerca y dice ESTO y ella se echa a llorar.

Tener un hijo con síndrome de Down hoy en día no es nada fácil y lo peor es que uno de los principales problemas al ser padre de un niño con síndrome de Down es que la sociedad no te lo pone nada fácil. Desde el momento de la concepción hay médicos que hacen a estos padres la tremenda pregunta de: "¿Quiere terminar con el embarazo?", y una vez nacidos, tienen que soportar que la gente los mire, como si tuvieran un estigma. Por eso, Sofía, la orgullosa madre de Pam, una niña con el síndrome de Down, se esperaba lo peor cuando en un café un hombre se acercó a decirle algo… No se presagiaba nada bueno.

down1
Fuente

Así es como lo explicó Sofía en un post en Facebook:

“Estoy sentada en Tim Horton con mi hija, tal y como hago a menudo. Dos señoras se sientan junto a nosotroas y empiezan a mirar y a susurrar. Esto es bastante frecuente, porque mi hija Sofia nació con Síndrome de Down. Me senté ahí y mire a estas dos mujeres retorcer sus cuellos para verla mejor; totalmente ajenas al hecho de que yo les devolvía la mirada. Ese día me molestó, realmente me molestó.
Justo entonces, una pareja se me acercó y pensé: ¡Genial! Más gente que quiere mirar más de cerca!”
El hombre saludó a Sofía con un apretón de manos y Sofía sonrió y saludó de vuelta. Él me miró con lágrimas en los ojos y dijo, “tengo una historia que realmente me gustaría compartir contigo. Pero creo que no sera fácil de tragar”. Gentilmente le invité a seguir contándome la historia, porque ahora tenía curiosidad. Esta interacción no era lo que estaba esperando.
Me dijo que había visto el noticiero la pasada noche. Estaban dando una entrevista de una madre que había dado a luz recientemente a una niña con una gran discapacidad. Ella estaba en las noticias defendiendo su decisión de tener ese bebé. Defendía su decisión de no abortar a pesar de que sus médicos la animaron a hacerlo. Él dijo, “el punto es que uno nunca sabe lo que una persona es capaz de hacer hasta que le das una oportunidad”. Me miró y antes de irse dijo: “Eres una persona hermosa. Tu hija es hermosa. ¡Felicidades!”.

Inmediatamente empecé a llorar. Ahí estaba, sentada en medio de la cafetería llorando y usando servilletas de pañuelo. Este hombre fue el primer completo extraño que jamás me felicitó por el nacimiento de mi hija Sofía. En un mundo donde la gente susurra sobre la vida de mi hija, donde la observan, este hombre pudo ver su IMPORTANCIA.

down3
Fuente

¡Qué historia más conmovedora! Desde luego hay que honrar la valentía y corazón de los padres que pese a toda la presión social optan por proteger a sus hijos, por muy diferentes que estos sean.

Porque las personas con Síndrome de Down son seres humanos con capacidades diferentes, que merecen tener su derecho a la vida. ¡Compártelo si estás de acuerdo!