Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Jack se despierta con resaca y un ojo morado – cuando encuentra la nota de su mujer no lo puede creer

Tienes que tener cuidado con el alcohol - si bebes mucho podrías arrepentirte o, incluso peor, hacer algo increíble y olvidarlo después...

 
Un hombre casado llamado Jack, se despertó con una enorme resaca después de una noche de copas con sus amigos.
 
Ni siquiera se acordaba de cómo llegó a casa después de la fiesta. Se sentía tan mal que se preguntaba si hizo algo mal.

Jack tuvo que obligarse a abrir los ojos y lo primero que vio fue un par de aspirinas junto a un vaso de agua en la mesita de noche. Jack se sentó y vio su ropa frente a él, toda limpia y planchada.

Tomó las aspirinas y se encogió al ver un enorme ojo morado cuando se miró en el espejo del baño.

Entonces vio una nota colgada de la esquina del espejo escrita en rojo, con pequeños corazones y la marca de un beso con el pintalabios de su mujer: “Cariño, el desayuno está sobre la cocina, salí temprano para ir a comprar y preparar tu cena favorita esta noche. Te quiero cariño. Con amor, Jillian”.

El hombre entró en la cocina y ahí estaba su desayuno, un café caliente y el periódico de la mañana esperándole. Su hijo también estaba en la mesa comiendo. 

Jack le pregunta: “Hijo… ¿Qué pasó la otra noche?”.

“Bueno, viniste a casa a las tres de la mañana, totalmente borracho. Te caíste sobre la mesa de café y la rompiste y luego vomitaste en el corredor y te hiciste ese ojo morado cuando te golpeaste contra la puerta”.

Confundido, pregunta a su hijo: “Entonces. ¿Por qué tu madre está de tan buen humor y por qué hay desayuno en la mesa esperando para mí?”.

Su hijo contesta: “¡Ah eso! Bien, mamá te arrastró a la habitación y trató de quitarte los pantalones, entonces gritaste: “Déjame en paz. ¡Estoy casado!¡Estoy casado!”

¡COMPARTE si te ríste también!

 
 

Leer más sobre